Precio y cosecha alientan pero preocupan los ríos

18 de enero de 2021

Precio y cosecha alientan pero preocupan los ríos

La campaña sojera 2020-2021 aún no está definida debido a que el clima jugará un papel importante en las cosechas y rendimientos por hectárea. De acuerdo a las experiencias de campo, hay una gran diferencia entre la oleaginosa sembrada a inicio de setiembre del año pasado y final de ese mes. También hay un problema latente: el bajo nivel de los ríos, que no propicia la navegación. Esto podría extenderse durante los primeros tres meses del año, de acuerdo a la Dirección de Meteorología.

Todos escuchábamos o leíamos del anuncio de mejores precios por cada tonelada de soja en Chicago y, después de bastante tiempo, probablemente los 500 dólares suena fuerte para los productores extensivos, ya que representa una muy buena proyección para cubrir cuentas y refinanciamientos asumidos con las entidades financieras, después de casi seis años de complicaciones en la rentabilidad de una de las commodoties más demandadas en el mundo.
De acuerdo a Eno Michels, presidente de la Asociación de productores de soja, el precio para el productor sería de 450 y 460 dólares por tonelada, cifra que suena como positiva pero que aún no refleja la realidad porque todavía no hay cosecha. Algunos entendidos hablaban que, en el mejor de los casos, podría llegarse a las 8 millones de toneladas cosechadas pero todo está sujeto a las condiciones del tiempo.
Hay que recordar que la siembra tardía probablemente tendrá sus efectos, aunque si pensamos con optimismo, el valor mencionado anteriormente, favorecerá a una cadena de valor que necesita de mayor rentabilidad debido a que, desde el 2014, las noticias no eran tan buenas como ahora.

PRODUCTORES NECESITAN DEL APOYO DEL GOBIERNO
A criterio de Michels, un factor que puede ayudar mucho al productor es la gestión pública y esto, desde aristas simples: descartar nuevos impuestos difíciles de cumplir y favorecer los canales de logística y comercialización. Respecto al primero, desde el gremio que nuclea a los agricultores, solicitan que los políticos de turno no aprovechen los precios del mercado de la soja para presiones tributarias debido a que, después de un duro año de pandemia, ahora recién empieza a movilizarse el acceso a créditos.
Con relación a los canales de comercialización, la idea de celeridad es más que necesaria, de tal manera a transportar granos y salir del país. Respecto a las vías terrestres hubo buenas experiencias en el 2020, desde la zona de Alto Paraná, pero el tránsito fluvial es el más preocupante. Esto se debe a que, según el subjefe de la Dirección Nacional de Meteorología, Eduardo Mingo, existen altas probabilidades que se extienda el déficit hídrico por los tres primeros meses del año. La consecuencia directa es al bajo nivel de los ríos, por ende, problemas de navegación.
Los gremios productivos ya solicitaban la declaración de emergencia de los ríos en el 2020, pero la respuesta del legislativo aún tarda en llegar, principalmente, para el inicio de trabajos de dragada de los ríos Paraná y Parguay.

¿LEY DE EMERGENCIA DE LOS RÍOS?

Una ley de emergencia de esta índole, favorecería a la liberación de 21 millones de dólares, que ya fue presupuestado, para elevar el caudal de los ríos mediante dragados puntuales. La medida evitaría perder unos 600 millones de dólares, según comentó Ruben Dos Santos, de la empresa Terminales Portuarias SA. Obviamente, asegurar calado no encarecerá el flete ni representará riesgos en la navegación. Aunque la medida parece sencilla de ejecutar, depende de los legisladores para su sanción y del ejecutivo para su promulgación; mientras tanto, Paraguay sigue a merced del clima y las aguas del Pantanal.
Desde la Cámara Paraguaya de Productores y Exportadores de Oleaginosas (Cappro) esperar que el clima acompañe. De acuerdo a Sandra Noguera, gerente general de la Cappro, “es vital que el gobierno tenga en agenda realizar los trabajos de dragado de los principales ríos, de manera a que no se vea afectado el comercio internacional tanto la importación en general como la exportación de la soja y sus derivados: harina, aceite, pellets; como la exportación de otros productos del agro y de otras industrias que tengan demanda internacional”.
A nivel de las industrias aceiteras, esperan que las condiciones sean las mejores para lograr el agregado de valor mediante la transformación de los granos, con miras a mejorar el periodo 2019-2020.
Desde el Ministerio de Agricultura y Ganadería, su titular Santiago Bertoni, manifestó que el precio y las lluvias propiciarán un clima económico ideal para los productores.

Fuente: Revista Corporativa Global

https://corporativaglobal.com/precio-y-cosecha-alientan-pero-preocupan-los-rios/