¿Qué está pasando con la economía paraguaya en el 2022?

22 de mayo de 2022

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/ESSH5P2UVVDLJKHFWQNQER4LDQ.jpg

Hasta finales del 2021, las expectativas de crecimiento económico de Paraguay en 2022 estaban ancladas principalmente al buen desempeño agrícola. Meses después, el escenario sufrió un importante revés como consecuencia del clima. En tal sentido, a finales del año pasado el Banco Central del Paraguay (BCP) estimaba que el sector agrícola sumaría 1,0% de crecimiento al Producto Interno Bruto (PIB), pero con la sequía, las proyecciones marcan un decrecimiento de 21,5% en la producción total del sector agrícola.

Al escenario agrícola de la economía paraguaya se sumó otro, el de la ganadería, que de crecimiento inicial de 0,5%, ahora se espera un retroceso de 1,5% en la producción agregada para el 2022. La revisión a la baja contempla ciertos fenómenos como un menor ritmo de faenamiento de ganado vacuno en los últimos meses, aunado a una relativa incertidumbre en los mercados de exportación de carne bovina paraguaya, que repercutirán negativamente en la proyección de desempeño económico del mencionado rubro primario. Es de notarse, igualmente, la pérdida de competitividad registrada en los últimos meses en el sector de huevos y avícola, en general. Otros sectores económicos directa o indirectamente también resienten el comportamiento adverso registrado en el campo.

En efecto, para el secundario, el Banco Central del Paraguay (BCP) estimaba una expansión de 3,5%, la misma que en la última revisión tuvo una corrección a la baja, ubicando el crecimiento de la producción agregada esperada para el 2022 en 1,0%.

Al desagregar los datos estimados por el BCP, las actividades vinculadas a las manufacturas serían las que presenten un mayor comportamiento desfavorable. Así, del crecimiento inicial proyectado de 3,8% con la revisión se redujo a 0,4%. De forma similar, también se proyecta que el sector de construcción disminuya su actividad en 0,5% para ubicarse finalmente con un crecimiento de 4,0% al cierre del año 2022.

La menor actividad económica también impactará en los impuestos a los productos, que se verán disminuidos en un 0,7% en el 2022 para ubicarse finalmente en un crecimiento proyectado de 3,3%. Es de mencionar que una parte de esta reducción se explicaría por los menores ingresos asociados a la suspensión temporal del pago de anticipo del Impuesto a la Renta Empresarial para los productores agrícolas afectados por la merma productiva, en general. Adicionalmente, una menor dinámica proyectada en los demás sectores económicos nacionales también incidiría sobre una reducción de los ingresos fiscales en el ejercicio fiscal 2022.

Sector de electricidad, servicios y comercio

Un importante rubro de exportaciones paraguayas es la energía eléctrica. El sector compuesto casi en su totalidad por la hidroelectricidad fue responsable de generar el 6,2% del PIB de 2021.

Al considerar el mencionado comportamiento, las proyecciones para el 2022 estaban ancladas en que la generación eléctrica crecería 1,5%. En el fenómeno de escasez hídrica registrado en el último verano, el BCP revisó a la baja la producción agregada de los emprendimientos hidroeléctricos nacionales y binacionales para situarla en un escenario negativo de 0,7%.

En lo que respecta al sector comercial, el comportamiento esperado también sufrió una revisión a la baja que pasó de 3,0% a una caída de 6,3%. Esto es un recorte de crecimiento de 9,3% de lo proyectado inicialmente.

Es importante señalar que, de acuerdo con la última proyección realizada por el BCP, el sector de los servicios fue el único revisado al alza para el año 2022 en cuanto a su dinámica de actividad.

Así, en base a los últimos datos disponibles, el rubro compuesto por los transportes, la intermediación financiera, los servicios inmobiliarios y demás servicios crecería un 5,8% en el 2022: un 0,5% más que la anterior proyección.

¿Qué datos arroja la situación agrícola en Paraguay?

Si bien el impacto de la caída de la actividad económica debido a un desempeño desfavorable del sector agrícola es visible en las cifras oficiales publicadas en el Informe de Política Monetaria del BCP, el impacto económico podría ser aún mayor al estimado al contemplar elementos más acabados.

La peor zafra

En línea a lo anterior, la última campaña del sector agrícola 2021/2022 es catalogada como la peor zafra de soja de los últimos 25 años en términos de volumen y rendimiento por hectárea.

Aunque en la pasada campaña se sembraron unas 64.000 hectáreas adicionales al 2020 (3.701.631 hectáreas de soja), el rendimiento promedio por cada hectárea de soja cultivada en la reciente campaña alcanzó unos 979 Kg/Ha frente a los 2.728 Kg/Ha obtenidos en el anterior año, lo que significó una reducción de aproximadamente 64%.

Es de mencionar que, si bien existen otros rubros afectados en la cadena agrícola por una caída en el sector, el de las agroindustrias sufre directamente las consecuencias, debido a su alta dependencia de las materias primas producidas en el país. Una de las principales actividades dentro del sector agroindustrial es el “crushing” o la molienda de soja. En ese sentido, la capacidad de procesamiento de soja en Paraguay es de aproximadamente 4.500.000 toneladas anualmente. El 45-50% de la producción nacional de la principal oleaginosa (soja) se procesa dentro del país.

Ante la importante caída de la producción, la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (CAPPRO) había advertido que, de no darse la importación de la principal oleaginosa en 2022, no existiría la oferta interna necesaria para abastecer a las industrias procesadoras, por lo que se encontrarían desabastecidas de su principal insumo para el mes de junio de 2022.

Estimaciones dadas a conocer por sectores vinculados dan cuenta de que la producción total de soja en Paraguay alcanzó unas 3.418.970 toneladas en la campaña agrícola 2021/22, es decir, 66,14% menos que en la campaña anterior. Dadas estas condiciones, con este volumen no se llegaría siquiera a abastecer a la industria de molienda nacional.

Es de mencionar que, si bien la campaña del maíz zafriña o maíz de segunda zafra se presenta con buenas perspectivas, no logrará compensar la pérdida del sector agrícola. El economista, exministro de Hacienda y presidente de la Consultora MF Economía e Inversiones, Manuel Ferreira, al tiempo de remarcar que el menor desempeño del sector agrícola y primario, en general, presionará a una desaceleración en la dinámica de la mayoría de los demás sectores de la economía paraguaya, refirió que las últimas proyecciones de la consultora dan cuenta que la economía de Paraguay al cierre de 2022 registraría una caída que oscilaría entre -1,8% y -0,5%.

Baja

Menor dinámica proyectada en los demás sectores económicos nacionales también incidirían sobre una baja de los ingresos fiscales en el ejercicio fiscal 2022.

Fuente: Diario ABC Color https://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/economico/2022/05/22/que-esta-pasando-con-la-economia-paraguaya-en-el-2022/